Cómo decorar con cuadros

Los cuadros son un elemento esencial en todas las casas.

Reflejan nuestra personalidad y le añaden emociones a los espacios. Descubre cómo decorar con cuadros sin miedo a equivocarte.

No importa si eres fan del pop art de Andy Warhol, de las fotos de Marilyn Monroe, de obras de arte abstracto o de auténticas joyas de maestros como Picasso: todos los cuadros que tengas en casa van a hablar de ti.

A continuación descubrirás las claves para decorar con cuadros cualquier habitación y no morir en el intento.

Regla número uno: nuestro cuadro nos tiene que gustar

Cuando estás delante de tu cuadro ideal lo sabes y lo sientes, así que no lo fuerces. Los cuadros que elijas tienen que encajar con tu estilo, ya sea una lámina, una pintura, fotografía, mapa o grabado… ¡Sigue tu corazonada! Una vez en tus manos, ese cuadro reflejará quién eres.

Una pintura vanguardista de gran tamaño mostrará nuestro carácter atrevido, mira un ejemplo

Sin embargo, un marco de madera con un mapa antiguo transmitirá nuestro gusto por lo clásico o carácter… ¿aventurero?

Busca con detenimiento qué quieres que tu cuadro diga de ti y de tu casa. Ya has hecho lo más complicado.

¿Dónde los pongo?

¡En cualquier pared que quieras destacar! En algún espacio que necesite algo de vida o en un rincón de la casa en el que te guste pasar tiempo para poder admirar tu cuadro con tranquilidad y disfrutar de él.

Las habitaciones clásicas para cuadros son el salón, el comedor, la entrada o los dormitorios pero también tienen su sitio en el baño o en la cocina…. ¡Incluso en una terraza o balcón si están bien protegidas y no afecta a los cuadros! Las paredes no tienen por qué ser blancas.

Trata de poner tus cuadros en paredes de colores y ¡verás qué efecto más pop!

Solos o acompañados

Si tenemos una obra de arte que queremos destacar lo mejor es que colguemos el cuadro solo, sin ninguna otra distracción que pueda hacerle sombra.

También podemos colgar en una pared una serie de cuadros a modo de composición: en rectángulo, en zigzag, alineados, tipo mural, por colores, etc…

Las opciones son muchas pero… ¡Ojo! Prueba el conjunto antes de colgarlo para ver qué sensación da.

Puedes hacer la prueba en el suelo o bien recortar trozos de papel con la misma forma y composición que buscas y hacer la prueba en la pared.

Cómo decorar con cuadros modernos